Qué es la conversión en marketing

 

Este es un video en el que explicamos qué es la conversión en marketing.

A continuación dejamos la transcripción del audio:

Todo negocio busca convertir prospectos en clientes. Sin embargo una de las cosas que diferencia unos negocios de otros en términos de marketing, es que mientras unos dirigen sus esfuerzos casi que exclusivamente a lograr este tipo de conversión que es por supuesto el más importante y aquel del que depende la supervivencia de toda empresa, otros han entendido que este concepto hoy va más allá.

Gracias a internet y a la importancia que su desarrollo ha ido adquiriendo dentro de los procesos de compra, podemos hablar de la conversión de una persona que ha visitado un sitio web en un registro; es decir, alguien que ha diligenciado un formulario con el fin de suscribirse a un boletín electrónico, inscribirse en una conferencia, descargar un documento o realizar una prueba de producto.

Aún cuando este tipo de acciones no necesariamente implican para las empresas un beneficio económico tangible, podemos decir que en efecto tienen un valor para ellas en tanto ponen a las personas más cerca de convertirse en clientes.

Ahora bien, no todas las conversiones tienen el mismo valor en tanto algunas acciones realizadas por las personas pueden denotar un mayor o menor interés en adquirir un producto o servicio.  

Por ejemplo una persona que se haya inscrito en una conferencia realizada por una empresa desarrolladora de software puede estar más interesada que otra que apenas se suscribió a su boletín electrónico.

De igual forma alguien que haya solicitado una prueba de producto (como por ejemplo lo puede ser la prueba de una aplicación), estará más interesado o avanzado en el proceso de compra que aquel que asistió a la conferencia.

Teniendo en cuenta esto podemos decir entonces que existen varios niveles de conversión.

Dependiendo las acciones que una empresa defina como aquellas que eventualmente puede tomar una persona antes de convertirse en cliente, asimismo los registros generados pueden irse agrupando de acuerdo a esas acciones que van siendo realizadas por estos con la ayuda de herramientas que permitan gestionar formularios y bases de datos.   

Lo interesante de esto es que las acciones realizadas por las personas, además de permitir tener un indicio de su interés en adquirir un producto o servicio, permiten a su vez calificarlas y determinar si un prospecto cumple o no con los criterios que hemos definido para nuestro cliente objetivo.

Lo anterior quiere decir que cuanto más se vaya adentrando una persona dentro del proceso de compra, más datos deberían solicitar las empresas en los formularios para ir calificando a los registros conforme avanzan por distintos niveles de conversión

De esta manera las empresas pueden estructurar sus procesos de compra alrededor de diferentes acciones que pueden definir previamente, facilitando en últimas la conversión de prospectos en clientes a partir de pequeños pasos que ayuden a mitigar el riesgo asociado a la compra.

 

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter
LinkedIn

Cómo crear un sistema para atraer clientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *